Índice y Notas

Relato Corto

Auténtico Pimpollo (link). Relato caricaturesco basado en mis desventuras en la UV.
Avaricia (link). Simbolismo cargado de un amargura. A través de ciertas nociones del existencialismo y del eneagrama, un personaje de deconstruye hasta alcanzar el miedo visceral que le atormenta.
Corazón entre tinieblas (link). Esbozo romántico clásico.
Don Gorrino (link). Caricatura burlesca del cochon danseur.
El extraño viaje de Somoza (link). Relato reconstruído a traves de historias entrelazadas, constituyendo una jerarquía de posibles interpretaciones.
El Peregrinaje de los Otros (link). Narra la experiencia de un joven en el monte. Su esencia paranormal destaca en medio de la miseria humana.
El último beso (link). Fantasía erotomaniaca. ¿Será el sujeto que fantasea o el objeto que delira?
El unicornio (link). Un relato simbolista que acerca el relato al mito. Su significado ahonda en el sentido del sacrificio.
La imposibilidad del caso (link). Mezcla de relato detectivesco y fenómeno paranormal. La esencia reside en sus conclusiones.
La orquestra (link). Esbozo expresionista influenciado por la literatura kafkiana.
La pizarra del profesor (link). Breve descripción distópica de la condición humana. La libertad y la verdad enfrentadas a los privilegios del esclavo.
La sirena (link). Relato romántico de la criatura. Un joven desdichado se deja arrastrar por la fantasía hasta encontrar su figura, arrastrando con ella la fatalidad de su desdicha.
La solitude (link). Relato breve surrealista construído sobre la soledad y la visión del sí mismo.
Recuerdo inconcluso (link). Un recuerdo extraño, una reflexión mágica sobre la esencia de las personas.

Prosa Poética

Entre silvidos de viento (link).
Eterno desconocido (link).
Nada (link).

Poesía

Contacto (link).
La familia (link).
Muere la luz (link).

Relato Epistolar

Agrippa. Con Agrippa me refiero a una persona que conocí durante mi estancia en Madrid y que ejerció como profesor de filosofía durante aquellos años. Charlando con él aprendí muchas cosas aunque me habría gustado haberle expresado alguna vez mi contento. Estas cartas no son una reconstrucción de su persona, sino de mí hacia él.

Marcos. Fue un amigo de la adolescencia. En mis cartas, pasamos horas juntos aunque en realidad nunca llegamos a vernos las caras, pero sí hablamos por teléfono y mantuvimos una intensa correspondencia. Un día simplemente desapareció, sin dejar testigo ni rastro. Sólo años después descubrí que se había perdido en el camino de la nada, sin dejar siquiera una carta de despedida.