Interludio III

Publicado por
Louis Faurer, Looking Toward Queensboro Bridge, New York, N.Y. (1948)

Este año la progresión del blog se ha visto deteriorada y entorpecida por los acontecimientos de los últimos meses. Desde que escribí el anterior Interludio, ha habido un desgaste continuado, especialmente desde Septiembre, aunque el punto fuerte vino a finales de 2020. Mi cuerpo cada vez ha ido acumulando más dolor y a todo esto le debo ir añadiendo el estrés agudo y la soledad. El año pasado o el anterior solía tumbarme algunas horas delante del balcón y contemplaba el cielo estrellado mientras escuchaba música, olía el incienso y me imaginaba acariciando la luna. Esto me aliviaba algo y me traía los viejos recuerdos cuando tocaba el piano sumergido en penumbra o cuando escribía mi correspondencia amparado en el vestigial silencio nocturno. No obstante, durante todo este año me ha seguido esa sensación de pérdida, de inconsistencia y enajenación, como si algo dentro de mí se hubiera perdido en algún lugar del camino. Ahora justo hace un año de esa sensación. Han sido meses con un abatimiento descomunal, como si algo me absorbiera la energía y como si mi alma se hubiera ido agrietando, agriándose sustancialmente hasta conseguir trasladar todo ese sufrimiento al cuerpo. Por eso decidí hace poco desconectar e irme un tiempo al campo y acabo de volver esta misma mañana motivado por la esperada lluvia. No disponía allí de Internet ya que mi instancia iba a ser corta, pero dos semanas han bastado para darme cuenta de esa pérdida de conexión con la naturaleza. De momento he vuelto por las exigencias académicas ya que aquí tengo Internet y los libros, pero creo que ya va siendo hora de desplegar las alas y buscar un hogar de verdad. Ahora mismo estoy fuera de mi tierra, en una comunidad que me considera extranjero aunque tampoco me queda nada allí donde nací y por tanto tampoco puedo volver. Tendré que buscar ese nuevo hogar que me aparece en sueños, un lugar oscuro, oculto y reservado donde edificar el verdadero tesoro del alma.

De momento, tras descansar algo, he notado una cierta mejoría al menos desde el último ataque pero el dolor emocional sigue ahí, impidiéndome descansar y dormir. He seguido teniendo pesadillas horrendas que ni siquiera sirven de inspiración para relatos como los que solía escribir. Estos días, reflexionando, he tomado la decisión de dejar de lado mis estudios y reafirmar mi deseo de centrarme en aquellas cosas que me ayudan a estar mejor. El año pasado cometí el error de empezar los estudios cuando física y mentalmente no estaba preparado. Esto tuvo unas consecuencias nefastas y me ha impedido no sólo desarrollar mi actividad literaria sino también ha entorpecido mis relaciones sociales y mi poca o nula capacidad para conservar amistades más allá del plano intelectual. También aprovecharé para ir al médico e intentar al menos si no un tratamiento,  frenar algo el dolor que me corroe. Estar sujeto a la enfermedad es lo que tiene, es quedar convertido en un barco a la deriva donde cualquier plan puede quedar ensombrecido por la repentina tempestad. A nivel más personal, de momento he conseguido recuperar una vieja amistad que dejé atrás y me ha ayudado a realizar un primer rebirthing improvisado en el campo y algunas cosas de las que hablaré en los relatos epistolares. He logrado ver con mayor perspectiva los problemas que pensé que tenía solucionados y me he enfrentado a las heridas abiertas que todavía pesaban en mi corazón. Antes de volver a vernos tras casi tres años de ausencia, hablamos por teléfono y ahí salió el nombre que tanto miedo temía volver a escuchar. Ella ha estado presente durante todo este tiempo, ahí desde la sombra y aunque quiso decirme algo, tampoco se atrevió. Estaba y sigue enferma y en el fondo no la puedo culpar de las consecuencias que ya habíamos asumido como probables y ciertas. No obstante, aunque todavía no hemos hablado, todos los malentendidos se han solucionado a través de nuestro intermediario, al menos por teléfono. Las personas que han enturbiado el asunto ya han pedido perdón y una vez aclarado todo, hemos decidido solucionar ese espinoso asunto practicando un alejamiento radical y perpetuo. Yo volveré a mi campo de estudio inicial y ellos se dedicarán a sus cosas. Los mensajes han desaparecido y muchas cuentas se han eliminado. Ahora el cielo parece algo más despejado y siento que me he sacado una espina que tenía clavada entre mis costillas. No es una cura y no todo ha sido resuelto, pero es un principio.

A nivel del blog, continuaré mis poesías, mis escritos y también reabriré mi antiguo blog; continuaré la novela aunque esta vez, reflexionando sobre mi primer interludio, he decidido que no voy a unificar mis cuentas. Creo que con cada pseudónimo trato un tema muy diferente y aunque es tentador poder unificar todos mis escritos y algo más cómodo (al ahorrar espacio y dinero para dominios), las temáticas poco tienen que ver y las lecturas de otro tipo de relatos pueden aburrir a los lectores que están acostumbrados a la temática de este blog. Podría decir que a pesar de esta temporada de sequía he conseguido salvaguardar algunos objetivos y he podido adelantar algunos bocetos para los relatos completos que quería empezar a publicar este año. Algunas veces he tenido que subir algunas poesías antiguas que ya publiqué años atrás pero en esta etapa lo poco que he podido escribir ha estado basado en versos breves con rima que me han servido como mero pasatiempo para intentar evadirme del dolor. Como ya dije en su momento, son bocetos experimentales donde intento recrear posibles modelos de rima, algunos con métrica unificada y otros con ligeras variaciones. Tal como he podido verificar, disfruto más cuando escribo cuartetos de arte mayor y rima consonante ABBA. Los experimentos en rimas inusuales AABBBBAA definitivamente han quedado fuera de mis planes aunque algunos con rimas rotas ABABCB creo que merecen un mejor desarrollo. También creo que me han venido bien incorporar algunos elementos que no solía usar, como las metonimias en un sentido de desplazamiento, el uso de corchetes para crear alteridades en la lectura y algunas rimas cruzadas internas dentro de cada verso. Como bien dije, son simples experimentos que intento desarrollar antes de volverme a centrar en las poesías lunares que ya empecé a compartir en mi anterior blog. En cuando me recupere algo intentaré reescribir y salvar algunas poesías sobre los astronautas, ya que la primera que hice tiene un final muy apresurado y la segunda que no llegué a terminar necesita mayor inspiración.

En cuanto a los relatos, voy a seguir con esta variedad con la que quise enfocar el proyecto. Voy a retomar mis descubrimientos de Anna ya durante los primeros días de Abril volví a soñar con ella, teniendo un segundo sueño semanas después y el otro a principios de Mayo, lo cual me ha revelado muchos de los problemas que creía sin solución, como alguna de las máscaras que estaban ocultas detrás de su figura y que había interpretado como meras transfiguraciones oníricas. Quizá era la falta de energía la que me impedía conectar con ella o algo, propio o ajeno, interfería en nuestra comunicación. La cuestión es que ahí tengo un nuevo camino para descubrir y aunque no sé dónde me llevará, creo que forma parte de mi destino, sea la vida más desdichada o la muerte más placentera. En esta línea también voy a seguir con algunos relatos de terror y algunos de romanticismo negro que intentan buscar conexiones con la historia y las leyendas. No voy a continuar mucho la historia del Extranjero ya que ésta aparecerá desarrollada en la colección de relatos como una especie de demonio o ente sobrenatural que vaga desde el principio del tiempo, haciendo que todo aquel que se tope en su camino de verdad, termine compartiendo su maldición, como le ocurrió al investigador en el último relato que tras su enfrentamiento perdió su hogar para siempre. Quiero escribir algunas historias más de romance, de fantasía y desde luego algunos relatos de tipo epistolar pero de autores imaginados, no historias propias. De momento es probable que pueda compensar esta falta de tiempo con la participación de otros escritores que estarán más centrados exclusivamente en el terror y la fantasía. De momento ya tengo uno confirmado, pero podrían ser tres.

En cuanto a la conexión de este blog con otros de mis proyectos. Este año, por falta de tiempo, he decidido hacer una criba y empezar a cerrar cuentas y concluir proyectos que no han podido consolidarse. De momento mantendré temporalmente las cuentas en las RSS, pero lo más probable es que las vaya cerrando y me centre más en aquellas redes especializadas. Intentaré concluir definitivamente mi proyecto artístico ya que no quiero demorarlo más y al fin y al cabo estará limitado por la capacidad que deja WP en su plan gratuito. Este año ya cerré mi cuenta personal en tumblr, pero dejé la de arte como portfolio. En cambio en Mastodon, sucedió al revés, decidí borrar mi cuenta del blog pero dejar la personal ya que me parece de momento la única red donde me encuentro a gusto escribiendo. Creo que es un buen momento para reorganizar las conexiones del blog y presentar un proyecto más unificado y enfocado a los que realmente son lectores de mis relatos.

En breve, en un par de días, puede que también vuelva a salir fuera por motivos familiares y porque tengo que solucionar algunas cosas fuera de la ciudad. No obstante, en una semana o dos ya termino todo lo que tenía pendiente y este verano es un buen momento para empezar a rescatar los pocos restos que han quedado del naufragio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.