La cosecha de invierno

Publicado por
Vilém Reichmann, Douleur et compassion, 1962

Han florecido mis siniestros, sí.

Culpas vertidas como sombras calamitosas

alimentadas por el aliento de un ajado estupor.

He visto en tus infiernos una sombra de paz,

una duda orbitar en la nada, desconsolada,

alrededor de un deseo que jamás fue.

Tú, que escondes alfileres en las manos,

abrazas mi alma con fuerza, queriendo,

aquello que no es lecho sino lejano adiós

y en un mar de azulejos de espanto, gritas,

ensordeciendo la esperanza que me ataba al dolor.

Viertes sobre mí la pulpa de frutos prohibidos,

y haces ostensión de mi culpa con tus lluvias amargas.

Veo el horror en tus pupilas, un edén envilecido,

un sueño de flores moribundas y jardines cubiertos de moho.

Ni las rosas escapan a tu impiedad

y toda flor es convertida en vasalla, entrampada bajo tus pies,

cubiertas de olvido y clavos oscuros que se hunden como raíces,

buscando la causa primera de toda pena.

Allí, en la oscuridad donde nuestros ojos se miran pero no se encuentran,

El silencio enturbió nuestra historia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.